Marina

Hoy toca  presentaros la sesión de comunión de Marina.

Me tiene loquita desde que es pequeña, espontaneidad en estado puro.

Marina es un derroche de energía, es cómo un torbellino de felicidad

que cuando pasa por tu lado no puedes ignorarlo.

Realizamos una sesión combinada de estudio y exteriores.

Para el reportaje en exteriores nos desplazamos hasta Vera de Moncayo.

Allí realizamos unas fotografías en el Monasterio de Veruela.

Si le preguntáis a Marina seguro que os dirá  que hacía un poquito de frío,

y fuimos buscando unos rayitos de sol para calentarnos.

Para las sesiones con niños siempre intento tener conversaciones con ellos de las  cosas que les gusta,

para que se vayan soltando y que no estén tan tensos delante de la cámara,

para que así salgan unos reportajes más naturales,

pero os aseguro que a ella no le hizo falta, le sale natural

y me encanta por ello!!

Y por supuesto quiero dar las gracias a sus papis Pili y Sebastián por confiar en mí una vez más.