Amaia, un rayito de sol en una tarde de lluvia.

Así es este bomboncito tierno de tan sólo 9 días.

Bollitos tiernos recién salidos del horno, así son los recién nacidos.

Las sesiones de recién nacido requieren de paciencia y ella se esperó casi toda la sesión para quejarse un poquito al final.

Me gusta realizar estas sesiones en los primeros días de nacimiento del bebé,

es cuando ellos se encuentran más horas dormidos y relajados,

lo que me permite hacer esas fotos de los recién nacidos que transmiten calma.

Son sesiones que realizo en el domicilio para que estemos todos más tranquilos

y más cómodos, sobre todo la reciente mamá.

Disfrutar de su tranquilidad, de sus gestos y de fragancia es lo que más me gusta de éstas sesiones y de la suya en especial.

Ella es especial porque vamos a tener algo en común para siempre…hemos nacido el mismo día!!

Os dejo con algunas de las fotos de su reportaje, espero que disfrutéis tanto como lo hice yo.